Tinte amarillo para cemento

Los óxidos de hierro amarillos son los pigmentos que en su mayoría se utilizan para colorear cemento y hormigón. De composición FeOOH ,comentar brevemente que por ser su forma de particular forma de aguja, el polvo ocupa más volumen que sus primos rojo y negro, con lo cual observaréis que por ejemplo para 300 g de pigmento rojo, el equivalente al pigmento amarillo ocupa un mayor espacio. Esto es importante a la hora de hacer mezclas y demás no tomar la misma referencia de volumen tanto para unos como para otros.

colorante amarillo hormigon

Diversos tipos de materiales se han utilizado para conseguir este óxido de hierro amarillo, como por ejemplo la limonita, pero desde que es posible la síntesis de manera industrial de este pigmento, es cuando mayor sea podido expandir su uso en múltiples facetas, como pinturas, plásticos y morteros.

Os pongo enlace a mi tienda online donde podréis comprarlos, tanto en formato bolsa como el saco.

 

Los pigmentos amarillos, a diferencia por ejemplo de los rojos, no tienen tantas variaciones de tono cambiando los matices anaranjados y azulados, sino que su tono original está cerca de lo que podríamos llamar como amarillo canario. Se pueden conseguir mezclas para girar esta tonalidad a otros tonos con un matiz superior de ocre, a lo que podríamos llamar tonos como albero, tostado, etc.

cuando queremos hacer una pigmentación con cemento y hormigón de color amarillo, es cuando más debemos tener en cuenta el uso del cemento gris o blanco. Éstos colorantes sufren mucho en lo que se refiere a tonalidad cuando se utiliza cemento gris, virando el resultado final a tonos verdosos. Será necesario entonces elevar mucho la dosificación para que éste amarillo vaya venciendo al color gris, e incluso así no conseguiremos un tono limpio.

cemento con colorante amarillo

Es por eso por lo que en aplicación de morteros y hormigones debemos valorar concienzudamente el uso del cemento blanco, que permitirá una mayor luz en este tipo de tonos, aunque utilicemos arenas ocres y amarillas, que en algunos casos pueden colaborar en esta tonalidad haciendo reducir la cantidad de pigmento añadido.

 

El uso del cemento blanco también permitirá que podamos utilizar el pigmento amarillo a bajas dosificaciones, como alrededor de un 1% sobre cemento, con lo cual podremos obtener tonos llamados crema, marfil, etc, que en determinados materiales son más bonitos que con un amarillo más intenso. Esto lo podemos encontrar en trabajos como bloques Split, determinados tipos de piedra artificial como balaustradas, etc….

También se puede apreciar el uso de pigmentos amarillos en trabajos de mampostería y rehabilitación de edificios antiguos, con bajas dosificaciones de pigmento amarillo intentando imitar esos antiguos ocres en los revestimientos.

Por lo demás comentar que estos óxidos de hierro presentan una mejor dispersión que los rojos y los negros, por lo cual podremos mezclarlos mejor.

 

Saludos y hasta otro artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *